El vendedor silencioso
enero 5, 2018
La “vieja nueva” gestión empresarial
enero 5, 2018

Una mirada a la nueva Berlín

Leipzig es una ciudad alemana ubicada a menos de hora y media en tren de Berlín, y junto con Fránkfort son un centro histórico de la imprenta y el comercio


Leipzig, la ciudad más importante de Sajonia y el sexto conglomerado urbano de Alemania, es una localidad llena de atractivos donde se respira música y arte. Fundado hace más de 160 años, el Museo de Bellas Artes de Leipzig es uno de los más antiguos de Alemania. El Bildermuseum o museo de los cuadros como lo llaman sus habitantes, alberga una amplia colección en un espectacular edificio de cristal en el corazón de la ciudad. En su interior se exponen obras maestras que datan de los siglos XV a XXI, y se exponen también obras de Max Klinger y las pinturas de los artistas que pertenecen a la ‘‘escuela de Leipzig’’.

Además, el museo alberga una de las bibliotecas con acceso público más grandes de Alemania, la colección histórica de arte comprende aproximadamente 100,000 artículos. La fundación de la biblioteca se remonta al año 1837, cuando los ciudadanos de Leipzig fundaron la sociedad de arte local, que más tarde también sería responsable del establecimiento del propio museo. El acervo cuenta con ejemplares de arte y la cultura que datan del siglo XVII al XIX, y abarca desde guías sobre centros de arte europeos hasta monografías contemporáneas y una colección única de catálogos de raras exposiciones llevadas a cabo en Europa.

Nadie imaginaría que cuando el museo abrió sus puertas al público en 1848, apenas con una pequeña colección de 41 dibujos, algunas acuarelas de artistas contemporáneos y antiguos grabados en cobre y madera donados por la Sociedad de Arte, la colección gráfica crecería a tal grado sumando actualmente 3,500 pinturas, 1,000 esculturas y más de 60,000 dibujos y grabados que se componen en gran medida de obsequios de iniciativas privadas y generosos visitantes.

La colección del Museo de Bellas Artes de Leipzig que también conserva la obra gráfica completa del grabador e ilustrador británico William Hogarth y el pintor polaco Daniel Chodowiecki, resguarda intacta la iconografía de otro personaje grande dentro de la escena gráfica, el pintor flamenco Sir Anthony van Dyck. Pero sin duda el trabajo que goza de reconocimiento mundial es el de Max Klinger, un artista gráfico, pintor y escultor oriundo de Leipzig.

En 1952, la Biblioteca de la ciudad de Leipzig donó a la Colección Gráfica casi 5,000 dibujos de la época del Alto Barroco italiano, contenidos en 56 libros con encuadernación adhesiva. Desde entonces, las páginas magistrales de Gianlorenzo Bernini, Salvator Rosa y otros artistas han contribuido significativamente a la reputación internacional de la colección del Museo de Leipzig. El recinto está ubicado cerca de la estación central (Hauptbahnhof) y el transporte público está a unos minutos a pie.

Abre de martes a domingo de las 10 a las 18 horas, cerrando los lunes. La entrada tiene un costo de €10 ($220 pesos aproximadamente) y todos los miércoles primeros de cada mes la entrada es gratis.