fbpx
Impresión ecológica para decoración de interiores
septiembre 28, 2020
Principal herramienta interactiva de estimación de inyección de tinta
septiembre 29, 2020

Premio a la perseverancia

Marco Antonio Nuño, Industrial Distinguido de Canagraf Jalisco, platica cómo han sido sus primeros 20 años como emprendedor.

01 Octubre 2020

Marco Antonio Nuño Romo, a los 18 años inició como chofer en la empresa de un familiar llamada Distribuidora Artex, que vendía vinilos de la marca Avery Dennison, para luego escalar como vendedor, y cinco años más tarde, al cerrar la empresa donde inició, se le presenta la oportunidad de emprender: “yo empiezo con mi negocio propio, una micro pequeña familiar empresa..” señala Marco, recordando sus inicios.

EL EMPRENDEDOR

El actual Director de la empresa F8 Insumos Publicitarios, comparte que en ese momento tenía relación comercial con la empresa Mextran, proveedor en la ciudad de México, al cual le compraba una cantidad importante de materiales, principalmente viniles, a quien les propone iniciar una distribución independiente: “ellos me convencen de que no, que mejor inicie un proyecto junto con ellos bajo condiciones de beneficio mutuas, entonces ahí yo iba sin perder nada y mucho que ganar…” señala Nuño Romo.

“Aperturé independientemente, con el respaldo de ellos una sucursal con gente mía, y ahí fueron unos 7 años trabajando bajo el nombre de Mextran, en Guadalajara. Posteriormente me independizo y es cuando nace la marca F8 Insumos Publicitarios, y estamos por cumplir 8 años, ya con mucha experiencia, ya con marcas líderes, como sigue siendo Avery”. Marco señala que cuentan con un amplio abanico de productos, y su sueño inicial era importar un contenedor de materiales y para su fortuna, ahora es un importador de al menos uno de manera mensual, y en tiempos de alta demanda ha llegado traer hasta tres. “Obviamente si son 2, son 3 o 5 si se puede, sin ningún problema, mientras no deje de estar dando vuelta esto, mientras no deje de atender bien a los clientes, y ellos nos sigan solicitando materiales, nosotros no paramos”.

EL PREMIO

En el marco de la entrega anual de la Medalla al Mérito Industrial que entrega el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco CCIJ –al cual pertenece Canagraf–, cada Cámara o Asociación entrega el Reconocimiento a un Industrial Distinguido de su sector, y este año lo recibe Marco Antonio, y a la pregunta ¿qué significa para ti, en este año tan complejo recibir un reconocimiento de esa naturaleza?, Marco responde: “Creo que todavía no me cae el 20, es algo muy importante para mi y creo que la perseverancia, creo que no bajar la guardia, el tener siempre la visión hacia el hacer bien las cosas, hacia el generar, ayudar, compartir; eso nos ha ayudado bastante a ir creciendo. He comentado en algunas ocasiones y siempre no me voy a bajar de mis pensamientos de que el servicio al cliente, la atención, la dedicación que le demos a cada cosa que hagamos, en este caso al trabajo, a nuestra familia, eso es lo principal y de ahí se derivan muchísimas cosas buenas. Todos esos factores han hecho que la gente nos reconozca. Estoy muy orgulloso del equipo de trabajo y como no decirlo también de mí”.

“Hoy por hoy, estoy en una nueva etapa con nuevos proyectos, ya 100% personales, con el respaldo de mis colaboradores, y de mi familia, que para mi son el principal motor para poder seguir adelante”.

LA EVOLUCIÓN

Actualmente su empresa cuenta con aproximadamente 20 colaboradores, y genera más empleos indirectos; tiene puntos de venta en la zona centro de la ciudad, conocida como “Las 9 esquinas”, además de una bodega y equipo de reparto. Atiende clientes principalmente en la zona occidente y pacífico del país, y cuenta con cobertura nacional. Sus clientes son desde agencias de publicidad, hasta empresas de impresión comercial e industrial.

Al hablar de cómo ha evolucionado la industria del vinil, de la lona, de los adhesivos, desde hace 20 años, señala cómo ha enfrentado los cambios tecnológicos hasta hoy: “En el área en el que yo estoy más enfocado, es el suministro de materiales para la impresión digital de gran formato, para máquinas que imprimen vinil y lona, hace 20 años difícilmente se vendía la lona como en esto momentos, ¿por qué? Porque no había máquinas sofisticadas como hoy en día, ya que mucho se hacía manual, me tocó la transición de lo manual a lo digital; aquellos eran tiempos muy buenos, porque una lona se vendía en $300 pesos por metro cuadrado”.

Y continúa diciendo: “Son varias etapas, donde afortunadamente me ha tocado vivir y me ha tocado de todo, carencias, vivencias buenas, no tan buenas, pero una es el tema de lo digital, lo moderno pues viene a cubrir lo manual. Entonces ya contamos con más equipos, hay más variedad de lonas y de viniles. Hay mucho todavía por explorar, yo creo que la modernización ha venido a cambiar la economía y mucho la industria, entonces esos cambios si son muy significativos, de lo manual a lo digital”.

LA PANDEMIA

Al hablar de la pandemia, dice contundente: “Nos pegó duro, como a muchas empresas y a muchos particulares también. Nos pegó demasiado, pero como dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, entonces yo soy una persona muy inquieta, que no me quedo incluso con lo que digan de repente las autoridades. Comen en mi casa o de plano nos hundimos”.

Refiere que la pandemia vino a desequilibrar muchos negocios y a muchas personas, y en su caso surgió una oportunidad, ya que al vender insumos mucha gente les empezó a pedir caretas, cubrebocas, y tuvo que reaccionar rápido para ofrecer un productos que se sigue demandando. “Dimos mucho empleo; lejos de que nos caímos, fue un giro nuevo, fabricando caretas dimos un número importante de empleos, y si bien no gané, tampoco perdí; pero el orgullo y la satisfacción que me dio es que por lo menos a 50 personas les dimos empleo durante dos o tres meses. Entonces no me puedo quejar, porque sí vimos la manera de subsistir, no corrimos a nadie, al contrario reclutamos y salimos adelante. Ahorita nos estamos estabilizando, bajó la demanda de caretas, pero ya retomamos poco a poco nuestro proyecto de los materiales”.

LA COMPETENCIA.

Nuño Romo usa el término “colegas” al hablar de sus competidores: “Mis colegas, siempre los tengo presentes, siempre busco la manera incluso de hacer alianza con ellos, me la llevo muy bien con la mayoría, porque lejos de verlos como una amenaza, los veo como una oportunidad, incluso compartimos información de clientes morosos. De repente son socios comerciales donde si ellos necesitan algo y yo lo tengo pues claro que los voy a proveer. Si yo necesito algo y ellos lo tienen también me voy a apoyar de ellos, porque al final de cuentas tenemos que ver todo eso para nuestro cliente final. Siempre es bueno tener esos retos, porque me ayudan a superarme, a ser mejor, entonces siempre iré a la vanguardia, siempre trataré de ir un pasito arriba”.

Lo que si, con la competencia desleal no estoy muy de acuerdo porque de repente engañan a la gente hacen muy malas estrategias de venta. Me he topado con algunos clientes que me dicen, “es que vino tu competencia y me dijo que tu le compras a él o que tu producto no es bueno”; pero yo les demuestro lo contrario y el cliente tienen la última palabra, si el cliente se da cuenta de nuestra calidad y de nuestros servicio creo que las palabras sobran.

PERSEVERANTE

Para finalizar Marco menciona lo que le espera lograr en los siguientes meses: “Creo que el caminar lento, pero a paso firme, la perseverancia, el amor a nuestro trabajo, al prójimo, para mi es lo más importante para emprender, para continuar tu negocio, para continuar algo nuevo, otras etapas. Entonces siempre con todas esas cualidades o con todas esas bondades podemos lograr el éxito, y alcanzar cualquier objetivo, siempre y cuando estemos bien parados sobre la tierra. Me quedo con eso. Muy agradecido con todos, con los allegados, con nuestros clientes y colaboradores".