Banco de Imágenes
agosto 25, 2017
Arte negro, en el museo Gutenberg
agosto 25, 2017

¡Por un empaque sustentable!

Con el fin de reducir el impacto ambiental de los empaques, las empresas buscan un balance entre eficiencia, funcionalidad y costo


El calentamiento global y los elevados índices de contaminación llevaron a la industria del empaque a desarrollar iniciativas que contrarresten estos problemas. Por ello, se ha buscado alcanzar la optimización de materiales, uso de energía, generación de desechos y reaprovechamiento de los mismos. Pues los empaques sustentables son aquellos que tienen por finalidad optimizar los recursos y minimizar los desechos en el ciclo de vida de los productos, además es preciso que para que un empaque sea sustentable debe trabajarse con ecodiseño, lo que permite seleccionar materiales con bajo impacto ambiental, optimizando procesos y sistemas de distribución. Datos de ECOCE registran a México como líder en América en el acopio de PET y líder mundial de reciclaje en el grado alimenticio, logrando además que el 50 por ciento de los plásticos que se producen se destinen a la elaboración de envases.

Por lo que, una de las principales tendencias en la evolución de la industria del empaque tiene que ver con el desarrollo de materiales biodegradables y empaques activos. El concepto de empaque tradicional se ha transformado hacia el de empaques activos, mismos que incorporan antioxidantes, enzimas, saborizantes, nutraceúticos y agentes antimicrobianos, además de absorbentes de oxígeno y humedad, entre otros.

Actualmente, es difícil prescindir de los empaques, ya que se han vuelto indispensables para hacer que muchos productos y bienes de consumo lleguen en buen estado a sus destinos. Además, de acuerdo con un estudio de la empresa Innventia, hoy en día existe una fuerte tendencia por el consumo de productos con envase sustentable, lo que significa que ahora los consumidores buscan un empaque que dañe en menor medida al ambiente. Con un planeta en crisis medioambiental, es imposible ignorar o dejar de lado temas como el calentamiento global, la generación de emisiones o el tratamiento de los desechos, por lo que la solución es innegable ante las empresas.

Para las empresas que producen bienes de consumo, el objetivo se encuentra en las medidas para minimizar el impacto del producto, en este sentido, es posible que no esté lejano el día que la fabricación de empaques sustentables ya no sea opcional, sino que sea una obligación. El papel y cartón son uno de los más sustentables que existen, son biodegradables, reciclables y permiten desarrollar empaques sofisticados, baratos y resistentes. Sin duda, invertir en un buen diseño de empaque sustentable es una apuesta a la permanencia del producto, pues cuando un diseño es eficiente significa ahorro a largo plazo, con la posibilidad de volverse más competitivo en un mercado más consciente e informado.