fbpx
Tinta blanca EFI Nozomi
agosto 6, 2020
Impresión en Pantone
agosto 6, 2020

La industria de las etiquetas tras la pandemia

El etiquetado es el principal medio de comunicación entre los productores y los consumidores y su principal papel, además de su evidente carácter publicitario, es el de atestiguar la legalidad, trazabilidad y seguridad del producto.

06 Agosto 2020

Este momento histórico, que ya ha sido bautizado con el nombre de «El Gran Confinamiento» ha traído inevitablemente una serie de consecuencias. La más evidente es que está teniendo la capacidad de acelerar procesos. Muchas tendencias que ya estaban en marcha, cristalizarán como una nueva realidad. Y, por supuesto, la industria de las etiquetas no será una excepción.

La tendencia hacia la industria 4.0 viene pisando fuerte en los últimos años. La venta online crecía a un ritmo envidiable antes de esta situación, alrededor de un 20% anual. Tras los primeros días de confinamiento, se reveló como la principal válvula de escape ante la impresionante situación. En pocas semanas, se convirtió, prácticamente, en la principal y única herramienta de compra para millones y millones de personas en todo el mundo. Atrayendo, así, el interés de otros tantos millones de negocios.

De hecho, los primeros análisis hablan de que, en solo dos meses, el ritmo de crecimiento de las plataformas ecommerce se duplicó. Y fueron otras muchas las empresas que comenzaron a investigar lo que podría reportar esta solución en el futuro.

Sin embargo, más allá de esta situación excepcional y devenida por un acontecimiento que ha supuesto un shock para todo el mundo, la venta online se ha revelado para muchos como una solución a una forma de vida cada vez más vertiginosa. En este contexto, las distancias se diluyen y todos buscamos irremediablemente ganar tiempo para optimizar las distintas facetas de nuestras vidas.

Aunque la industria de las etiquetas no ha vivido esta demanda de digitalización por parte de sus clientes, es fácil predecir que esta revolución llamará a su puerta muy pronto.

Los diferentes informes señalan que la venta online se impondrá durante los próximos dos años. Por otro lado, las operaciones comerciales también se están digitalizando por la imposición del momento… Así que, independientemente de que para algunos sectores, a priori, este proceso pueda ser secundario, se está generando una cultura digital en el mundo de los negocios que está mostrando rápidamente sus ventajas y que se terminará imponiendo para todos, incluso para los negocios B2B.

En los mercados ya maduros, como los de la industria de las etiquetas, la presión en los precios forma parte del día a día.

De hecho, según diversos estudios, nos encontramos ante una nueva fase de descenso en el crecimiento. Teniendo en cuenta que se acerca una fuerte contracción de la demanda en todo el mundo, la búsqueda de precios más competitivos por parte de los clientes se acentuará. Por otro lado, las empresas mejor preparadas tecnológicamente tendrán más oportunidades frente a este próximo escenario. Lo mismo sucederá con aquellas que sepan diferenciarse y explotar las ventajas que ofrecen las distintas tecnologías.

De realizar este proceso depende el futuro de nuestras economías y de nuestros negocios. De ello también depende el futuro de la industria de las etiquetas.

En este sentido, la industria 4.0 es el siguiente paso. Recorrer el camino de digitalización que impulsa este concepto supone una serie de ventajas que pueden determinar el éxito en un mercado global, cada vez más agresivo. Entre ellas: Garantiza procesos más depurados, repetitivos y sin errores ni alteraciones; Aumenta la calidad en el servicio y en los procesos; Al aumentar el nivel de eficiencia de los procesos, se genera un importante ahorro de costes; Los tiempos de producción se recortan drásticamente; Y la integración de las herramientas con las plataformas de los proveedores, mejora la transparencia del lead time de los segundos y reducir el stock.

En los últimos tiempos se está hablando de la reducción de uso de materiales no reciclables, de la limitación de líquidos y fluidos contaminantes, de la optimización en la gestión de residuos y en el ahorro energético. Alcanzar estos objetivos será un argumento de venta de peso para el consumidor final. Además, contribuirá a que las empresas sean más competitivas.

Los proveedores de materiales ya están trabajando intensamente en esta dirección. Y, en este momento, el mercado ofrece soluciones biodregadables, compostables, reciclables e hidrosolubles.

Por la parte corresponde a los fabricantes de máquinaria también trabajar en ofrecer soluciones que supongan un importante ahorro de energía. Lo mismo sucede con el desarrollo colaborativo de tintas cada vez más “limpias”.

De hecho, desde Durst y basándose en su estrategia “Desde el pixel hasta la salida” están desarrollando soluciones orientadas a la industria de la etiqueta. Su apuesta es la de ofrecer equipos que cumplan con los requerimientos para la producción y fabricación de etiquetas y que ofrezcan una ventaja competitiva en términos de productividad y flexibilidad. En esta dirección, su serie de soluciones Tau RSC es la propuesta de maquinaria de impresión inkjet single-pass más rápida del mercado.

Con el mismo objetivo, hace un par de años, abrió una nueva línea de negocio orientada al desarrollo de soluciones software. La cual pretende ofrecer al sector una plataforma 4.0 lista para su implementación.

durst-group.com