fbpx
Tiempo acortado
julio 16, 2020
Documentos técnicos de alta calidad
julio 17, 2020

Identidad a medida

El Museo Munch de Oslo se renueva. Creando una identidad gráfica que refleja la obra del artista con un toque contemporáneo que busca acercar a los jóvenes.

17 Julio 2020

Nacido el 12 de diciembre de 1863 en Loten, Noruega, Edvard Munch fue uno de los precursores del expresionismo., sus obras buscan reflejar temas como los sentimientos y tragedias humanas. Es reconocido como uno de los mejores pintores de Noriega de todos los tiempos. Su obra más icónica y la más reconocida a nivel mundial sin duda alguna es El Grito, siendo muy pocos los que no la reconocer o no han oído hablar de ella.

La mayor colección de obras de este celebre pintos se encuentra en el Museo Munch de Oslo, el cual ha adquirido gran fama y recibe un número considerable de visitantes al año. Por ello es que el museo decidió renovar su identidad por una más “contemporánea” y que reflejara de mejor manera el carácter de la obra de Munch.

El resultado fue un nuevo logotipo, una nueva tipografía institucional y señalética propia ideada para mejorar la experiencia en los recorridos del museo. Sin embargo las renovaciones no solo quedaron ahí. La arquitectura también sufrió un cambio radical y además audaz que sorprendió a muchos, ya que la mayoría de los museos sobre un artista buscan tener una identidad más seria, no es el caso del Museo Munch.

El edificio se encuentra en ángulo en relación con la ciudad, dando la sensación de estar inclinado, sus once pisos albergaran nuevos espacios de exhibición. Para que la identidad del museo fuese acorde con el cambio en su arquitectura, la nueva tipografía en el logotipo, diseñada por Radim Pesko, está inclinada en 20 grados, en un guiño hacia la fachada del edificio.

Para la señalética interior la tipografía es la misma pero sin inclinación, para que sea más legible. Los colores que se han elegido buscan dar una paleta mucho más enérgica y dejar de lado esa sensación aburrida con la que se relaciona a los museos, la cual muchas veces impide se acerquen las nueva generaciones. El color predominante es el rojo, el cual se complementa con tonos de roda, verde y azul, tonos que están presentes en la obra de Munch.

A pesar de que el nuevo espacio tiene como protagonista el trabajo de Edvard Munch, el museo tiene planeas para expandir su muestra y abrir espacios para el arte contemporáneo nacional e internacional. Será un espacio dedicado a las artes, acogiendo conciertos, actuaciones y charlas de artistas.

Con esta nueva identidad más contemporánea, la cual se adapta a los nuevos objetivos del museo se abre una nueva etapa. Los museos no están muriendo, únicamente se están reinventando.

munchmuseet.no