¡Transforma el futuro de la impresión!
mayo 4, 2014
Única en el mundo
mayo 6, 2014

Empaques que incrementan las ventas

El empaque es el arma de presentación más poderosa de todo producto, ya que además de protegerlo, desempeña la labor de desplazar a la competencia


En la actualidad, el empaque es indudablemente un elemento fundamental del producto, porque además de proteger y/o preservar el producto para que llegue en óptimas condiciones, es una poderosa herramienta de promoción de venta.

El propósito de un empaque debe ser siempre proteger al producto tanto durante su transportación como al mantenerse en las tiendas. También es de suma importancia ofrecer empaques con un diseño que haga la diferencia entre los muchos otros productos que hay en el mercado. Ofrecer personalización en el empaque hoy en día, no sólo es tendencia, sino que también es una herramienta poderosa en la promoción y venta del mismo.
Cada día las marcas dirigen sus esfuerzos en crear empaques más creativos y personalizados, con la finalidad de generar conexión con el consumidor e incidir en sus decisiones de compra. Por lo que el éxito o fracaso de un producto depende casi en su totalidad de su imagen y presentación. Marcas como Hershey´s apuestan por un diseño de empaque muy vistoso, aprovechando además cada situación del día a día de los consumidores, es decir, que através de su amplia línea de productos con distintas presentaciones de empaques, ofrecen al cliente final más de una opción para cada situación.

Por otra parte, la tecnología de impresión digital facilita la producción de prototipos de empaque con mayor calidad, brindando múltiples opciones para selección del cliente, de acuerdo a sus necesidades en el producto. Y es que el empaque es al producto como una persona es a la ropa, es decir, que el empaque es lo que le da presentación e identidad, por lo que si es impreso con buena calidad y con la técnica adecuada puede aumentar su atractivo. La impresión digital, es sin duda, una de las opciones más rentables en el diseño de empaques, pues el costo es menor para la producción de algunos prototipos, aún con tiraje corto.
Sin embargo, la diferencia entre el empaque creado en digital y el producto elaborado en flexografía es apenas perceptible, por lo que es recomendable realizar prototipos en digital para que una vez aprobadas todas sus características, pueda realizarse la producción en gran volumen con tecnología flexo.

Casos como Heineken y Coca Cola deben su éxito a sus grandes campañas en donde la realización de sus empaques y/o etiquetas fue elaborada con tecnología de impresión digital. En 2010, Heineken elaboró una campaña en la que invitaba a sus consumidores a personalizar un paquete de seis cervezas, a través de una aplicación 3D en Internet, así el usuario podía elegir entre uno de los diseños preestablecidos, además de agregar una foto y un mensaje.
Por otro lado, Coca Cola lanzó una convocatoria en Israel para crear diseños de latas de Sprite con el fin de renovar su imagen. Para este proyecto se utilizó la tecnología digital para la impresión de mangas termoencogibles con los distintos diseños participantes, los cuales se colocaron en cada una las latas. Ahora los sistemas de impresión brindan la posibilidad de ofrecer distintos conceptos de diseño, lo que da a los fabricantes de empaques ventajas sobre una gran diversidad de mercados.

Por ejemplo, la impresión 3D es una reciente opción de empaque que mediante la interacciones de su diseño, mejora la visualización y la comunicación de un producto. Entre las varias tecnologías de impresión 3D para el diseño de empaques, se encuentra la impresión 3D por inyección de tinta, la estereolitografía (SLA), sinterizado láser selectivo (SLS) y modelado fusionado por deposición (FDM), por sus siglas en inglés.
Este tipo de impresión es utilizada en particular para productos de electrónica de consumo, alimentos, medicamentos y empaques de cosméticos. Con el paso del tiempo las empresas han ido desarrollando nuevas tecnologías de impresión para brindar la adecuada protección de los productos mediante el empaque; además de poner en práctica estrategias y tendencias en las que el consumidor se involucre más con el producto.