fbpx
Agudeza impresa
mayo 25, 2020
Etiqueta cervecera
mayo 25, 2020

Electrizantes e intensos

Los colores neón inyectarán emoción y energía fluorescente a tus diseños digitales e impresiones

01 Junio 2020

Los colores fluorescentes o neón, son versiones brillantes de colores primarios y secundarios, como el azul, rojo, verde, amarillo y morado. Se distinguen de otros tipos de colores debido al hecho de que emiten luz.

Los círculos de color de los pintores tradicionales que son anteriores al siglo XX no presentan colores neón debido al hecho de que estos pigmentos superbrillantes que se crearon más tarde utilizando métodos químicos. Incluso ahora, debido a que los colores neón tienen que emitir luz para parecer fluorescentes, son difíciles de lograr usando métodos de diseño de impresión estándar.

Con respecto a su rasgos psicológicos, los colores neón suelen adoptar algunos de los rasgos de sus colores relacionados. El azul eléctrico puede sentirse tranquilo y sereno, al igual que el azul puro, mientras que el rosa neón adquiere las características divertidas y juguetonas del rosa.

En los círculos de color digital, los tonos de neón son más frecuentes, porque su composición se adapta mejor a un modelo de color RGB emisor de luz. Aquí, los tonos ultrabrillantes están dispersos por todas partes, como sus relaciones de color primario o secundario.

Para encontrarles su color complementario ideal, solo es necesario seguir las mismas reglas de los colores primarios y secundarios. Por tanto, el verde neón se combina bien con el neón magenta. El azul eléctrico cocina maravillosamente con el naranja eléctrico, y el amarillo neón es un compañero de equipo inesperadamente bueno para el púrpura brillante.

Sin embargo, el hecho de que estos colores sean ultrabrillantes puede distorsionar sus rasgos heredados. Por ejemplo, mientras que el verde puro está asociado con el medio ambiente, la artificialidad del verde neón elimina estos significados, dando como resultado evocaciones a químicos o códigos digitales tipo Matrix.

Debido a que los colores fluorescentes son brillantes, impetuosos y artificiales, no siempre se han asociado con el buen gusto. Se les suele asociar con la diversión, la frivolidad y el exceso. Los vínculos con la señalización fluorescente fomentan la conexión del neón con la vida nocturna, las discotecas y las ciudades después del anochecer, especialmente cuando se combinan con colores oscuros como el negro o el azul medianoche.

Estos colores pueden animar los diseños y atraer la atención del espectador. Al crear sitios web o aplicaciones, pueden ser particularmente efectivos para hacer que los diseños se vean atractivos y clicables. Los diseños impresos también pueden beneficiarse de su vitalidad. Puedes crear una imagen elegante combinándolos con colores neutros, como camello, galleta o gris; este es un enfoque particularmente efectivo para proyectos a gran escala.

shutterstock.com