fbpx
El nuevo copy-paste
mayo 22, 2020
Sensibilidad Femenina
mayo 22, 2020

El profeta del Cartel

Revolucionando la técnica de impresión litográfica a color, Jules Chéret pasaría a la historia como uno de los padres del cartel publicitario moderno.

22 Mayo 2020

Actualmente la mezcla entre publicidad y arte no nos parece tan descabellada. Sin embargo para mediados del siglo XIX era algo que nunca antes se había visto. En esa época los carteles cumplían únicamente una función informativa, y era raro ver carteles con más color o composiciones atrevidas. Sin embargo esta situación cambiaria por completo, empezando en la ciudad de París gracias al artista y litógrafo Jules Chéret.

Chéret fue uno de los primeros en fusionar la modernidad e innovación con calidad artística y efectividad comercial. Tuvo tanta demanda en su época, que pronto su pequeño estudio de impresión litográfica se convirtió en una autentica fuerza publicitaria que atendía las necesidades tanto de obras de teatro, festivales, casinos, así como de de diferentes compañías ferroviarias y empresas de manufactura de productos como perfumes, licores, cosméticos y mucho más.

El artista brindaba un nuevo entendimiento del potencial que podía ofrecer el cartel, dando como resultado el inicio de los carteles publicitarios modernos. El cartel ahora era un lenguaje por el cual se podían trasmitir ideas de forma sencilla y directa, pero lo más importante creaban un vinculo con el espectador; no por nada los carteles de Chéret lograron adquirir tanta fama, incluso ayudó a la liberación femenina al presentar en sus carteles como elementos centrales mujeres fumando y con corpiños de corte bajo algo nunca antes visto, las cuales se convirtieron en todo un icono para ciudad de París. Estos fueron los primeros carteles en lograr aplicar estímulos visuales, en este caso colores vibrantes nunca antes vistos, capaces de hacer responder a sus espectadores, logrando ir más allá de la mera función informativa de un cartel de la época.

En un una extravagante combinación para la época, la intención de los bellos y seductores carteles de Chéret era atraer al distinguido público de la “Belle Époque” de París a los principales teatros, cabarets y operas.

Pero sin duda lo que catapultó la carrera de Chéret fue su innovación en la impresión litográfica. Introduciendo un nuevo sistema de impresión a partir de tres piedras: una negra, una roja y la tercera un “graduado aficionado”, el cual se logra al imprimir dos colores en una piedra, con colores fríos en la parte superior y colores cálidos en la parte inferior, permitió tener una notable intensidad en los colores y texturas, además de matices únicos, incluso difíciles de reproducir hoy en día. No eran colores impresos uno encima del otro, sino colores separados y equilibrados, cada uno vibrante y en armonía con otros colores, lo cual elevaría a la litografía a una nueva forma de arte. También permitió tener composiciones más arriesgadas al poder combinar imágenes y palabras, con un gran contraste. Este fue un nuevo formato bastante atractivo y económico.

Fue galardonado con la Legión de Honor, distinción otorgada por el gobierno francés, en reconocimiento por su creación de una forma de arte que logró avaneces en la impresión y también ayudo a satisfacer las necesidades de la industria y el comercio. Para el final de su carrera Jules Chéret había diseñado más de mil carteles, y con él dio inicio a la época dorada del cartel moderno en París, por lo que se le conoció como “el profeta del cartel”.

contessagallery.com