fbpx
Más que la cantidad, es la “calidad”
noviembre 5, 2019
Coloridos desperdicios
noviembre 5, 2019

Caleidoscópicos carteles

Se exhiben 226 carteles japoneses a modo de tributo póstumo al diseñador gráfico Shigeru Watano

01 Noviembre 2019

Peculiar, creo que esa es la palabra que mejor puede llegar a describir el diseño gráfico japonés.

Y es que entre otros estilos de diseño, este es el que, además de ser más fácilmente identificable, suele destacar y perdurar en la memoria gracias a que apuesta a la simplicidad, a la cual se llega a través de la síntesis de diferentes elementos.

Como por ejemplo la síntesis del crecimiento industrial, los grandes avances tecnológicos y la cultura más tradicional, Japón ha pasado por diversas etapas de cambios sociales, políticos y revoluciones que se combinan en una expresión gráfica al más puro estilo modernista, tradicional y armónico que destila una filosofía de vida muy diferente a la occidental y más simple.

Y es precisamente, a través de esta simplicidad, que el diseño gráfico japonés es capaz de sugerir y no revelar; de dotar de un aire de misterio a todo lo que no es evidente. La propia cultura nipona invita a ser descubierta a través de unos diseños que llenos de equilibrio que transmiten tranquilidad y silencio dejando claro que es posible seducir mediante ilustraciones gráficas tan sugerentes como severas; tan creativas como sencillas, tan maduras como aparentemente, ingenuas; que es posible seducir mediante diseños gráficos en los que predomina la ausencia de lo innecesario.

Esa ausencia de lo innecesario a hecho que algunos de los mejores diseñadores gráficos sean japoneses. Entre los cuales podemos encontrar al talento diseñador Ikko Tanaka, quien, aunque falleció hace algunos años, sus obras siguen siendo innovadora, y un referente para las nuevas generaciogeneraciones. Y es que, en sus diseños no solo se encuentra la marca oriental, sino también occidental. El trabajo que más destaca de Tanaka se encuentra en sus carteles, en los cuales se pueden observar las gráficas japonesas, un rasgo implementado por él para transformar los caracteres en elementos propios del conjunto.

De igual manera, podemos toparnos con el trabajo del diseñador Shigeo Fukuda, quien sorprendió por su estilo único en el que resaltan las ilusiones ópticas. En sus trabajos se puede ver además la influencia del origami. Las ilustraciones negras sobre fondos de colores llamativos eran su sello característico, así lo demuestra su cartel “Victory” que hizo en 1945 y con el que ganó la Bienal de Varsovia en el año 1972.

Dicho cartel, actualmente se encuentra exhibido, junto a 225 carteles más, en una muestra en la galería de honor del Museo Stedelijk de Amsterdam. Colorful Japan, es un tributo póstumo del Museo al diseñador Shigeru Watano; quien ayudó al museo a adquirir muchos de estos carteles japoneses que sus diseñadores generosamente donaron, y que estarán en exhibición hasta el 2 de febrero del 2020.

La exposición muestra una sección transversal del diseño gráfico único de Japón con el trabajo de diseñadores, de además de los ya mencionados, de Hiroshi Ochi, Kazumasa Nagai, Yusaku Kamekura, Mitsuo Katsui, UG Sato, Ken Miki y Eiko Ishioka. Siendo el cartel más antiguo de 1937 y el más reciente de 2018.

La curadora Carolien Glasenburg destacó que los 226 carriles japoneses de la colección literalmente explotan en color.

stedelijk.nl