fbpx
Piel de naranja
marzo 2, 2020
Señalizaciones gráficas en Orlando
marzo 2, 2020

Algodón impreso en Polonia

Los tejidos fabricados por CottonBee recorren Europa gracias a la producción de tiradas cortas que facilita Mimaki

01 Marzo 2020

Ania tuvo la inspiración de poner en marcha una empresa textil al percatarse de que en Polonia no existían plataformas adecuadas en las que pudiese comprar tejidos que fueran modernos y de algodón para su pasatiempo de coser, ya que su única opción era acudir a sitios web de otros países, con complejos procesos de compra.

De ahí, Ania y Michal Laskowski con una experiencia escasa en los negocios de los textiles y la impresión pero una muy destacada en el ámbito del comercio electrónico y una astuta visión estratégica, se embarcó en la aventura que conllevó fundar CottonBee en 2014.

Cinco años después, CottonBee ha dejado de ser una actividad secundaria para convertirse en un negocio consolidado que no deja de crecer. Hoy en día, igual que en sus inicios, continua trabajando con tiradas cortas, pero cuenta con 15 empleados y ha enviado más de 28,000 pedidos a artesanos y pequeñas empresas en toda Europa. Y es que, desde un inicio, estos emprendedores se fueron en busca de una tecnología fácil de usar y que fuese capaz de producir tejidos de vivos colores de manera rápida y asequible.

“Mimaki fue la primera y única opción para nosotros. Éramos una start-up con un presupuesto limitado; en un primer momento no necesitábamos una gran capacidad. Pero sí queríamos aplicar unos criterios muy rigurosos en cuanto a calidad de impresión y plazos de entrega; además, necesitábamos máquinas fáciles de operar”, explica Michał. “En ese momento, la serie Mimaki Tx400 fue la única opción capaz de satisfacer todos nuestros requisitos. Nuestra única alternativa era una máquina de segunda mano y no queríamos arriesgarnos. Además, Mimaki era una marca de confianza y trabajar con una empresa de ese tipo implicaría una inversión tecnológica sostenida y un excelente nivel de servicio al cliente.”

Y así, CottonBee colaboró estrechamente con Teba, socio autorizado de Mimaki, proporcionándoles la asistencia técnica necesaria para la instalación de la primera impresora Mimaki Tx400 en Polonia. Una impresora de impresión textil directa de alta productividad, velocidad y calidad. Además de ser una alternativa ecológica en comparación con otros procesos.

Poco después, Mimaki lanzó al mercado sus tintas de pigmentación TP400. Según Michal, estas tintas “supusieron una mejora general, en particular en la intensidad del color y en la resistencia del color en condiciones secas y de humedad. Sus resultados fueron excelentes incluso si se comparaban con las impresoras industriales de gran volumen”.

Aproximadamente 18 meses después de la puesta en marcha, los fundadores ampliaron sus objetivos de mercado para terminar dirigiéndose a pequeñas empresa y consumidores.

Por lo cual, el lanzamiento al mercado de la serie Tx300P-1800 de Mimaki, le vino como anillo al dedo, en dicho momento de expansión. “Era evidente que, para que el negocio siguiese prosperando, teníamos que ampliar nuestro radio de operaciones; por eso, el siguiente paso fue el lanzamiento del sitio web en Europa. Estábamos buscando la manera de incrementar nuestra capacidad de impresión cuando Mimaki lanzó al mercado la serie Tx300P; obviamente, estuvimos encantados de dar continuidad a nuestra alianza con Mimaki y Teba”, recuerda entusiasmado Michal.

“Hoy seguimos utilizando las impresoras Tx300P-1800 de Mimaki y nuestras ventas en el exterior constituyen el porcentaje más destacado de nuestro volumen de negocio; por lo tanto, nuestra inversión en las máquinas de Mimaki han sido un éxito rotundo que nos ha permitido disfrutar de un crecimiento sostenido. Los clientes nos piden acortar aún más los plazos de entrega, así que ese es nuestro objetivo ahora. Podemos enviar el producto en cinco días desde la fecha del pedido, pero estamos trabajando para recortar los plazos a dos días. Esta es ahora nuestra principal actividad diaria; lo que empezó como una ocupación secundaria, hoy es un negocio que no para de crecer”, afirma entusiasmado Michal.

mimaki.es
ctnbee.com